Archivo de la etiqueta: Marruecos

El Atlas marroquí: una historia de leones, leopardos y monos sin cola

Volubilis 1
Las ruinas de Volubilis, Patrimonio de la Humanidad, componen el principal yacimiento arqueológico de Marruecos.

Hace 2000 años los habitantes del Imperio Romano, con su refinada a la par que violenta cultura, llenaban los circos de las principales ciudades del Mediterráneo para contemplar sangrientas luchas de gladiadores, ejecuciones de cristianos, recreaciones de batallas navales y otros terribles espectáculos, donde los gritos de dolor eran la nota principal de la banda sonora. Pero, sin duda, los grandes protagonistas de los juegos (con permiso de los gladiadores) eran los animales: enormes leones del Atlas, hienas, leopardos, osos, elefantes y jirafas, entre otros, fascinaban al público romano (sobre todo cuando se encargaban de desmembrar y devorar a los cristianos condenados a muerte). Todos estos animales tenían una cosa en común, aparte de su aciago destino: su origen. Y es que, durante la época romana, los grandes mamíferos que podemos ver en las sabanas del África Subsahariana llegaban hasta las costas mediterráneas.

Volubilis2
Las impresionantes ruinas de Volubilis son una prueba del poder romano en el Norte de África.
DSCN8447
En el paso de Tizi N’Test, a unos 2000 metros de altitud, podemos encontrar un extenso sabinar.
DSCN4212
El Alto Atlas, cubierto de nieve durante gran parte del año, domina las fértiles llanuras del centro de Marruecos.
DSCN8361
Ríos de aguas bravas atraviesan el Atlas.

Hoy en día están, en su mayoría, extintos (por la acción del hombre) del Norte de África. Sin embargo, aún podemos encontrar una fauna fascinante a sólo un “salto” de España. Marruecos es, como buen país mediterráneo, cuna de una Naturaleza y unos paisajes tan variados como interesantes, desde las grandes extensiones de desierto del sur y este a su riqueza marina (3.500 kilómetros de costa es lo que tienen), pasando por humedales, ecosistemas mediterráneos y, por supuesto, zonas de montaña. Cuando se me ocurrió hablar sobre paisajes y Naturaleza de Marruecos mi intención inicial fue hacer un solo artículo, pero recopilando la información, revisando las fotos y haciendo memoria de mis viajes al país (2001, 2004, 2006, 2007, 2009 y 2010) se hizo evidente que con eso o bien hacía una entrada kilométrica o iba a ser todo demasiado superficial. Así que aquí va la primera de las tres entradas que dedicaré a las costas, al desierto y a las montañas marroquíes.

DSCN4113
Campos verdes y ríos caudalosos después de las lluvias primaverales en el Alto Atlas.
DSCN8623
Atardecer en el palmeral de Tafraoute (Antiatlas).
DSCN4181
Arco iris doble en las cascadas del Ouzoud.

Como ocurre con nuestro país, Marruecos es muy montañoso, ocupado en gran parte de su extensión por los macizos del Rif (en el norte) y el Atlas (la columna vertebral del país), con picos que en muchos casos superan los 4.000 metros de altitud (el Toubkal, con 4.167 m., es la montaña más alta). Y es de (algunas de) las maravillas naturales de una de esas zonas de las que hablaré en este primer artículo: el Atlas. Porque suelen ser el desierto y, en menor medida, la costa, los paisajes que más visitantes atraen, pero las regiones montañosas de Marruecos son un diamante en bruto que poco a poco se va dando a conocer, sobre todo entre aficionados al senderismo, el trekking y turistas independientes.

45
Paisaje de Tafraoute (Antiatlas).

La cordillera del Atlas es tan inmensa que se divide en subcordilleras y de esa manera he querido estructurar el artículo, de Norte a Sur:

  • Atlas Medio
  • Alto Atlas Norte
  • Alto Atlas Sur
  • Antiatlas
DSCN8499
Euforbias y arganes.

Pincha para leer el resto del ARTÍCULO

Viajar siendo homosexual: los países menos gay friendly.

IMG_2430
San Petersburgo, Rusia. Un país muy poco amistoso con los gays.
DSC02291
Calle Pelayo, en Chueca (Madrid).

    Si estáis leyendo esto, una de dos. O sois gays, en cuyo caso estáis al día en terminología homo o, si no lo sois, os interesa el tema (bien porque tengáis amigos LGBT, bien por pura curiosidad científica o bien porque simplemente sois gente decente que respeta e integra a toda la diversidad de la sociedad). En este segundo caso, entonces, se os puede considerar gay friendly, término con el que se denomina a todas las personas, sociedades, países o grupos humanos que abogan por la igualdad y están a favor de los derechos LGBT (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales). Y, como bloguero (o intento de), viajero-turista, principio de activista y gay creo que la visibilidad es algo fundamental. Por eso y porque se acerca la semana del Orgullo Gay en Madrid he decidido escribir un par de artículos para viajeros homosexuales (o, como decía antes, cualquier otra persona interesada en el tema. Que a mí el sectarismo y el exclusivismo me dan mucho asco, y el “sólo para gays / lesbianas / hombres / mujeres / negros / vulcanianos / etc.” me parece lo más discriminatorio y contrario a la inclusión y la normalización que existe).

DSCN0717
Grecia, a pesar de que Mikonos es un “destino gay” de primer orden es un país bastante tradicional, con grandes dosis de machismo e Iglesia Cristiano-Ortodoxa (en la imagen Oía, en Santorini).

    No voy a hacer la típica lista de “los mejores destinos gays” en los que se incluye Mikonos, Sitges o Miami (por favor, qué horror de recopilaciones, con todos mis respetos), sino que he preferido ser más práctico y hablar, en este primer artículo, de aquellos países o regiones en los que o bien la legislación o bien la actitud de la gente (o bien ambas) no son, lo que se dice, amables con la población homosexual. Lugares que, por tanto, no son gay friendly (otro día hablaré de los países más gay friendly, para que veáis que no todo es malo).

DSCN9333
Italia, pese al estilo de los italianos (que muchas veces se confunde con cierta ambigüedad y pluma) tampoco es el destino más gay friendly del mundo. Vamos, que lo es poquito. En la imagen la Piazza del Campo, Siena.
DSCN1554
San Salvador de la Sangre Derramada es la iglesia más bonita de San Petersburgo (Rusia).

    Antes que nada, como no quiero que nadie me malinterprete, no estoy diciendo “¡LGBT del mundo, no viajéis a Rusia, que son malos y no nos quieren!”. Jamás me oiréis o leeréis decir que “no voy a tal país porque hay pena de muerte” o “no voy a tal otro porque contaminan mucho”. Nunca he compartido esa postura de que, porque un gobierno sea “malo” ya por principio no visito un país, porque entonces no podría salir de casa. La idea de este artículo va más en el sentido de concienciar, de que no es lo mismo darle la mano a tu chico en Madrid o Londres que en una ciudad de provincias de Uganda. Por poner un ejemplo. Y que, aunque puedan no gustarnos las políticas de un país, cuando estemos en dicho lugar tenemos que regirnos por sus leyes o podemos buscarnos un problema gordo.

Pincha para leer el resto del ARTÍCULO