Skagen: agua, luz y arena en la punta de Dinamarca

DSC07203
Dunas de Råbjerg Mile

Cuando supe que vendría un tiempo a trabajar a Dinamarca, una de las primeras cosas que pensé fue en la cantidad de fines de semana que tendría para poder conocer el país. Pero, oh, sorpresa, rebuscando en los blogs de viajes, apenas hay información acerca de Dinamarca, más allá de alguna escapada de fin de semana a Copenhague. Y es cierto que es un país bastante desconocido, pese a que todos sabemos que sus habitantes son, supuestamente, los más felices del planeta y que presumen de tener una de las sociedades más desarrolladas e igualitarias.

Dinamarca, un país agradable

Después de un mes aquí, reconozco que entiendo un poco el por qué. Dinamarca no tiene apenas grandes paisajes de esos que quitan el aliento (el país es prácticamente llano), sino que se parece mucho a “La Comarca”, el país de los hobbits: verdes campos labrados donde pastan las vacas, salpicados de ordenadas casitas de campo, con sus ordenados jardines y ordenados huertos, interrumpidos por ordenados bosques. No hay grandes monumentos, no hay importantes vestigios del pasado (es lo que tiene construir principalmente en madera) ni grandes hitos de la Historia del Arte. Las ciudades, aunque bonitas, tampoco ofrecen nada más allá de dos o tres días (como mucho, en el caso de Copenhague y Aarhus, las más grandes). Los pueblos son cucos, pero apenas dos calles empedradas con casitas de madera y el pueblo ya se ha acabado.

DSC06966
La costa danesa ofrece la mejor Naturaleza del país.

Así pues, no hay nada que llame poderosamente la atención. Sin embargo, lo bueno de Dinamarca es el conjunto. Es agradable. Todo ordenado. Todo limpio. Todo educado. Todo seguro. Como dice un colega de aquí: Dinamarca es como el amigo del grupo que no destaca, pero con el que puedes contar siempre. Y, si se rebusca un poco, resulta que sí tiene cosas que ofrecer. Kilómetros de playas y acantilados, vida salvaje (marina, principalmente), restos vikingos…

SKAGEN

Es en su punta norte, en Skagen, donde mejor se pueden ver esos paisajes y la vida salvaje. La península de Jutlandia, el cuerpo del país, termina en una enorme extensión de bosques y dunas hasta llegar a donde se juntan el mar Báltico y el mar del Norte. En verano la zona se llena de turistas daneses, pero fuera de temporada las playas kilométricas están prácticamente desiertas (al igual que el pueblecito de Skagen).

DSC07076
Skagen: mar, arena y viento.

Skagen Fyr y Grenen

DSC06936
El Faro Gris es uno de los más antiguos y altos de Dinamarca.

La mayoría de gente que viene aquí es para ver “chocar” los dos mares. La larga playa que va desde el Faro Gris (Skagen Fyr), un imponente edificio que domina todo el paisaje, hasta la punta de Grenen, está continuamente azotada por el viento, rodeada de dunas cubiertas de carrizo y salpicada por enormes búnkeres de la II Guerra Mundial. En otoño e invierno las tormentas son frecuentes y el mar embravecido, con las olas chocando con fuerza, y el cielo gris cubierto de nubes, aumentan la sensación de estar, un poquito, en el fin del mundo.

 

DSC07058
Las aguas de los dos mares chocan aquí.
DSC06965
Búnkers de la II Guerra Mundial salpican Grenen.

A lo impresionante del paisaje hay que añadirle que esta es una importantísima zona de paso para aves migratorias, así como un estupendo hábitat para aves marinas. Pero es que, además, la fauna marina es muy rica y fácil de ver. De hecho es casi seguro que, con un poco de suerte, en la punta de arena os encontréis focas comunes descansando o tomando el sol, a las que podréis acercaros hasta quedar a apenas un par de metros (siempre respetando la distancia para no molestar a los animales, que indican unos carteles colocados a tal efecto).

IMG_20171026_195728

Sin duda, uno de los sitios más impresionantes y mágicos de Dinamarca, que le hacen a uno sentirse muy pequeñito en comparación con la Naturaleza.

Råbjerg Mile

DSC07171

Unos pocos kilómetros al sur del pueblo de Skagen se encuentra una de las mayores DSC07135dunas migratorias de Europa, que cada año se desplaza varios metros. De nuevo, en verano es visitada por miles de personas, pero fuera de esta época tendréis este gigantesco arenal para vosotr@s sol@s. El sitio es una pasada, no sólo por lo sorprendente de encontrar un paisaje tan aparentemente desértico aquí, sino por la sensación de aislamiento, de Naturaleza salvaje. Echas a andar por la duna y llega un momento en que, realmente, puedes sentirte perdido en medio del desierto (pero tranquilos, que con caminar un poco se ve el final). Además los alrededores de las dunas son una pasada, con turberas encharcadas, llenas de musgos, líquenes y plantas carnívoras.

DSC07186DSC07117DSC07131

DSC07154

Den Tilsandede Kirke

La iglesia enterrada es un perfecto ejemplo de la fuerza de la Naturaleza en Skagen. A las afueras del pueblo, esta iglesia fue en su día la más grande de la región, pero hace algo más de 200 años fue abandonada del todo ante el avance imparable de las dunas, que la cubrieron por completo. Hoy en día sólo queda el campanario gótico en medio de un paisaje fantasmagórico donde no cantan ni los pájaros, con las dunas cubiertas de musgo y líquen, en un amplio claro del bosque. El sitio es uno de los highlights de la zona y merece la pena dedicarle un rato.

DSC07245

Skagens Museum

A diferencia de los sitios anteriores, para entrar a este museo hay que pagar (y mucho: 14 € mayores de 27, 10 € adultos menores de 27). Si merece la pena o no, eso ya depende de vuestro gusto por la pintura, pero tiene la mejor colección de cuadros de los pintores de Skagen, la escuela más famosa de Dinamarca. El museo es bonito y tiene cuadros de Maria y P. S. Krøyer, Anna y Michael Ancher, Laurits Tuxen, Viggo Johansen y Holger Drachmann. Que os digo eso y os quedáis igual, pero son de los pintores daneses más afamados (yo tampoco conocía a ninguno y, de hecho, he tenido que buscar los nombres en Internet porque no me acordaba de ellos). A finales del siglo XIX se instalaron en Skagen, atraídos por la luz especial del lugar. La verdad es que a mí, personalmente, me gustó bastante, con pinturas de playa que recuerdan a Sorolla, cuadros de celebraciones locales, pescadores y personas del pueblo… y el hecho de que varias sean pintoras me parece algo a tener muy en cuenta. Pero si no sois muy fans del arte y los museos, la hora y media de visita del museo la podéis dedicar mejor a hacer algún recorrido para ver aves, por ejemplo.

 

DSC07068DSC06945DSC06976DSC07238

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Willie dice:

    Esa foca posó para las fotos 😂 Buena información para cuando haga una visita a Dinamarca que seguramente no será en otoño ni invierno, me basta con el frío de donde vivo. 😬

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente, la foca estaba ahí para los turistas jajaja. En verano Skagen es un sitio muy bonito, según tengo entendido, con mucha luz. Yo tampoco habría elegido esta época para venir, si hubiese podido xD

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s