China 2017: Introducción

el

China es todo lo que te cuentan… y también todo lo que NO.

IMG_20170810_171101_494
La Ciudad Prohibida de Pekín, símbolo absoluto de la China imperial.

Algunas cosas molonas de China

Antes de empezar, quiero dejar clara una cosa: China me ha encantado. Los paisajes son impresionantes, las zonas rurales y los pueblos tradicionales, una preciosidad, los monumentos antiguos, brutales y las ciudades, vibrantes, vivas, llenas de contrastes,

IMG_20170812_210210_976
Gran Muralla China en Mutianyu.

de lo viejo y lo nuevo. Todo sorprendente e impecablemente limpio casi siempre, con unas infraestructuras envidiables y un transporte público rápido, eficaz, cómodo y asequible. A esto hay que sumarle que los chinos son increíblemente amables, a pesar de no saber decir ni “Hello”. Cuando me he perdido, me han ayudado, incluso llevándome en su coche. Me han dado indicaciones, me han ayudado a pedir comida, me han enseñado juegos chinos, se han preocupado por mí, se han interesado por mi vida y me han sonreído siempre (o casi), a pesar de que no tenían por qué hacerlo. Durante las 3 semanas que he pasado en el país (parte en solitario, parte con amigas) no ha habido un solo día que no haya disfrutado del mismo.

IMG_20170803_201210_235
Templo budista del Caballo Blanco en Luoyang.

Las ciudades son el mejor lugar para tomarle el pulso a la peculiar sociedad china, con Shanghái a la cabeza: una megaurbe moderna donde rascacielos gigantes se mezclan con

IMG_20170723_040751_828
Skyline de Shanghai.

elegantes edificios europeos de principios del siglo XX. Nanjing, una gran capital con un pasado imperial glorioso (no hay más que ver la inmensa muralla que la rodea o la bonita tumba del primer emperador Ming). Xi’an (guerreros de terracota aparte) tiene un sabor a ciudad árabe que no he encontrado en ninguna otra ciudad china. Datong es una agradable y limpia ciudad de provincias con un centro histórico amurallado que ha sido destruido y

IMG_20170808_213132_510
Muralla de Datong.

fielmente reconstruido por sus propias autoridades. Y Pekín, con sus extensos hutong (barrios antiguos que parecen pueblos) y monumentos imperiales (con la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo y el Palacio de Verano como estandartes) tiene suficientes atractivos para tenerte una semana entera entretenido.

IMG_20170801_223702_014
Nanjing desde la muralla.

Las montañas sagradas de Huangshan, con sus miles y miles de escalones y pinos

IMG_20170730_175020_505
El monte taoísta de Qiyun reflejado en el río.

retorcidos entre altísimos picos de granito, Qiyun Shan, desconocido monte lleno de santuarios excavados en la roca y el pueblo taoísta más importante del país (donde, además, apenas hay turistas), Huashan, donde otras miles de escaleras llevan a picos entre la niebla y peligrosos pasos estrechos entre las montañas y Mianshan, un inmenso cañón con templos colgantes y un barranco que se recorre por puentes colgantes, son de los mejores lugares para quedarse sin habla con los paisajes chinos.

IMG_20170726_211928_637
Los caminos de Huangshan no son aptos para gente con vértigo.

Para conocer la China auténtica, rural, tradicional, nada mejor que pasearse por los

IMG_20170730_174331_299
Agricultora en los arrozales alrededor de Nanping.

pueblos: Xitang, a tiro de piedra de Shanghái, repleto de canales, puentes y soportales de madera; la ciudad amurallada de Pingyao, la mejor conservada de todo el país; Hongcun, con sus fotogénicos estanques y sus calles estrechas de casas blancas; Xidi, con sus acequias en las calles donde la gente sigue lavando la ropa y la vajilla y Nanping, el laberíntico pueblo chino en el que

IMG_20170727_234420_064
Hongcun, escenario de la peli “Tigre y Dragón”.

más películas medievales se han rodado, son buenos ejemplos para ver a la gente haciendo su vida, tranquilamente: las mujeres en el lavadero, los hombres pescando en el río, los campesinos en los cultivos… Al caer el sol salen a la calle principal a charlar, cotillear, jugar a las cartas, al dominó, a tomar el fresco, a socializar. Es este momento del día, cuando la mayoría de turistas ya se ha ido, cuando mejor se conoce a los chinos.

IMG_20170725_213857_925
Xitang, uno de los sitios más bonitos que vi en China, ni siquiera viene en la Lonely Planet.

Y los impresionantes restos de un pasado esplendoroso, de una cultura milenaria que, en

IMG_20170808_213650_295
Buda gigante en Yungang.

su día, estuvo a años luz de la occidental, se ven por todas partes: las grutas budistas de Longmen y Yungang, con sus milenarios budas gigantes excavados en la roca, la tumba del primer emperador chino con los famosos guerreros de terracota y la Gran Muralla, que serpentea por las montañas del norte de Pekín en los tramos de Jiankou (salvaje y sin restaurar) o Mutianyu (con vertiginosos giros y restaurada de forma ejemplar) son algunos ejemplos.

IMG_20170803_221751_950
Estos señores no necesitan presentación.

China es todo esto. Es templos taoístas, esculturas budistas, montañas sagradas, modernos rascacielos, imponentes murallas. Es amables chinos que sólo hablan chino.

Algunas cosas NO molonas de China

Sin embargo, China no es sólo es eso. China también tiene una cara, no tan bonita, que no siempre nos cuentan. Y, de hecho, mi primer día en China empezó más o menos así:

6 y media de la mañana. 37 grados. Un chino (evidentemente, esto es China, no va a ser

IMG_20170724_081344_652
Shanghai fue mi puerta de entrada a China. Casi muero de calor.

esquimal) pasa a mi lado y suelta un escupitajo, precedido de un sonoro carraspeo con el que perfectamente ha podido regurgitar el desayuno del día anterior. Voy a cruzar una avenida de seis carriles, con paso de peatones y semáforo en verde para mi pero, oh, incauto recién llegado, en realidad está en verde para que motos y bicicletas crucen y se crucen, mientras los coches siguen pasando y lo mejor que puedes hacer es cerrar los ojos y cruzar a ciegas porque, si miras, te vas a quedar paralizado. Y ya te esquivarán los chinos (que tienen una habilidad sorprendente). Cuando llegas a tu primera visita turística, el precio de la entrada es desorbitado y, encima, miles de turistas chinos, que no viajan en grupo, sino en pack de 100, han llegado antes que tú.

IMG_20170805_225914_760
Montañas sagradas como Huashan atraen a decenas de miles de chinos cada día.

Esto también es China. Nadie te prepara para eso. Lo bonito es fácil de asimilar pero todo esto que, muchas veces, no te cuentan, es lo primero que te choca (en muchos casos, literalmente, se choca contigo) al llegar a China.

Lo increíblemente guarros para los estándares occidentales que pueden llegar a parecernos los y las chinas (y que no se ofenda nadie; como todo, esto es una cuestión cultural y, para nuestra cultura occidental, los chinos y las chinas tienen costumbres que, para nosotros, dan bastante asquete) escupiendo, eructando, sacándose mocos y tirándose pedos en absolutamente cualquier momento y lugar (en la calle, en el metro, en un restaurante, en un taxi…). Da igual que estén cenando en un restaurante de postín o conduciendo un coche. Como decía Shrek: mejor fuera que dentro. Por no hablar de cómo es un tren nocturno, con camas, durante el día; esto da para un artículo entero (por la noche duermes y no ves lo que hay, pero de día… tela. TELA).

IMG_20170802_223105_673
Las grutas budistas de Longmen son una maravilla, como bien saben los miles de chinos que las abarrotan.

La conducción temeraria, de locura, tanto en calles de ciudades como en carretera. Cruzar una calle en China no es un deporte de riesgo extremo como lo es en India, pero casi. Un chino, cuando conduce, sólo mira en una dirección: hacia delante. Los retrovisores no existen. Mirar a los lados debe de estar prohibido, o traer mala suerte, o

IMG_20170804_154549_196
Atravesar el abarrotado Barrio Musulmán de Xi’an sin chocarse con nadie es virtualmente imposible.

vete tú a saber qué. Porque no lo hacen. Nunca. Además la carretera es, exclusivamente, de uno mismo. Si un conductor tiene que incorporarse a, por ejemplo, una autovía, no va a aminorar la velocidad, ni a preocuparse de si el sitio en el que pretende entrar está ocupado por otro coche. Como viandantes la cosa no mejora mucho. Un chino o una china, cuando camina por la calle, no mira por dónde va. Come, juega con el móvil, mira al infinito. Y si, por casualidad, está mirando el suelo que pisa, tampoco va a variar su rumbo porque alguien camine directo hacia él o ella. Un chino o china camina, y ya te apartarás. O te pisará. O se chocará contigo. Y, luego, seguirá su camino. ¿Estoy generalizando? Claro. Pero en un país con más de 1.300 millones de habitantes, es difícil individualizar.

IMG_20170825_152954_258
En Pekín conviven hutong humildes y semiderruidos con modernas edificaciones de los arquitectos más afamados (el Galaxy Soho es de Zaha Hadid).

Si no es sólo un chino, sino que te encuentras en una atracción turística rodeado de miles de chinos, entonces puedes sentirte como en tu propio videojuego: “esquiva al chino”. Porque, primero, viajan en grupos compactos de varias decenas, con un guía que, a menudo, lleva megáfono. MEGÁFONO. Segundo porque, para evitar el sol, todos llevan paraguas. Tercero porque, para demostrar que han estado allí, todos quieren hacerse selfies y fotos antes que nadie. Así que no sólo tienes que esquivar a MUCHA gente que no mira por dónde va, sino que, además, tienes que estar atento a que no te claven una Réflex en los riñones. O a que no te saquen un ojo con la varilla del paraguas. O a que no te coloquen un crío en brazos para haceros una foto sin preguntar. O a que no te arrollen cual manada de ñúes porque la guía se ha movido al siguiente templo.

IMG_20170809_224424_446
El Templo del Cielo es uno de los símbolos de Pekín. Logramos verlo totalmente vacío unos minutos antes del cierre.

A todo esto añádele que, en verano, te encuentras con temperaturas de, como mínimo, 35 grados, con una humedad que ronda el 70, 80 o 90% y sudas como no lo has hecho en tu vida (y bebes como tampoco lo has hecho en tu vida).

Entonces… ¿China sí o China no?

Aunque pueda parecer lo contrario, repito, China me ha encantado. Los y las chinas no me han caído tan bien como, por ejemplo, indios o indonesios, pero son un pueblo amable y simpático. Es un país con sitios impresionantes suficientes como para llenar toda una vida viajera y con una extensión tan inmensa que harán que tenga que volver alguna que otra vez más.

IMG_20170812_002251_239
La Gran Muralla en Jiankou, sin restaurar, trepando de manera imposible por la montaña, es una de esas imágenes que no podrás olvidar.

Además, y pese a lo que me habían dicho, viajar por China por libre es mucho más fácil de lo que parece (o así me lo ha parecido a mí), aunque es cierto que yo tuve bastante ayuda y asesoramiento de una amiga que vive allí. Es un país bastante preparado para el turismo donde el mayor inconveniente, el idioma, se supera sin problemas con una aplicación del móvil (Youdao, Google Translator o Pleco, pero de esto ya hablaré en otro artículo), un poco de paciencia y ganas de entenderse. Donde se come bien, barato, variado y seguro. Donde la sociedad y la cultura son lo suficientemente distintas como para resultar fascinantes y despertar nuestra curiosidad allá por dónde vamos, pero a la vez han sido tan influidas por Occidente en los últimos años que no te sentirás como en otro planeta y el choque cultural no será tan impactante y agresivo como, por ejemplo, en la India (bendita/maldita globalización).

IMG_20170805_230643_055
La ciudad antigua de Pingyao parece sacada de la imagen que todos tenemos en la cabeza de cómo debía de ser la China antigua.

Viajar por China es toda una experiencia. ¿Agridulce? A veces. ¿Única? Siempre. ¿Inolvidable? Sin duda.

¿Recomendable? Al 100%.

IMG_20170807_232203_296

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s