Cobá: pirámides en la selva

DSCN0034
Ruinas cubiertas por la selva.

Hoy sí, madrugamos y a las 8 estamos a punto para que nos recoja el taxista con el que hemos contratado las excursiones del día, un señor muy simpático de nombre Mauricio con un pedazo de taxi-furgoneta en el que vamos más que anchos (y fresquitos, que pese a lo temprano de la hora el calor ya pega cosa mala). 

coba-map

Cobá está relativamente cerca de nuestro hotel (Bahía Príncipe), a una hora de camino a través de carreteras por la selva. Las ruinas de la ciudad se encuentran pegadas a varias lagunas, una de las cuales se bordea por la carretera. “En esta laguna hay cocodrilos, pero es difícil verlos” nos dice Mauricio. Acto seguido pega un frenazo y nos para justo delante de un muelle que al fondo tiene… ¡un cocodrilo! No nos creemos nuestra suerte, un pedazo de bicho tomando el sol, tan tranquilo, posando para nosotros. ¡El día empieza bien!

cocodrilo
Cocodrilo en el muelle de la laguna.

DSCN9870
Edificio de La Iglesia, con la luz de primera hora.
DSCN9894
Escalinata en el Grupo Cobá.

Pasada la laguna y al borde de la selva el aparcamiento donde nos esperará Mauricio está prácticamente vacío (bien, las hordas aquí no llegan, se quedan en Tulum). Lo que sí hay son varios guías ofreciendo sus servicios. Como no tenemos intención de hacer el yacimiento completo con guía, contratamos uno para que nos dé una visión general en el primer grupo de edificios. Y allá que vamos.

La ciudad, que llegó a ser una de las más grandes de la región (50.000 habitantes), tuvo su apogeo hace unos 1500 – 1200 años y a día de hoy sus extensas ruinas están, casi en su totalidad, aún cubiertas por una densa selva (lo que hace la visita mucho más estimulante y llegas a creerte un poco Indiana Jones). Las zonas excavadas y restauradas están algo alejadas entre sí y, para ir de una a otra, se alquilan bicicletas (muy divertido, por cierto, lo de cruzar la selva en bici). Tanto la venta de entradas, como los guías, como el alquiler de bicicletas lo lleva a cabo una cooperativa de pueblos indígenas de la zona por lo que el dinero invertido (que, por otro lado, es poco) va a parar a los locales, permitiendo el desarrollo de los pueblos mayas.

juego pelota
Juego de pelota, visto desde ambos lados.
DSCN9898
Detalle del juego de pelota.

Nada más entrar nos encontramos el primer grupo de edificios (Grupo Cobá), formado por un precioso juego de pelota (pequeño pero bien conservado), las bases de varios altares, escalinatas y edificios y una pirámide, conocida como La Iglesia, que sobresale de entre los árboles (a la que por desgracia no se puede subir).

DSCN0101
La Iglesia bajo la luz de mediodía.
DSCN9978
Gran Pirámide de Nohoch Mul.
DSCN9938
Sube que sube que sube…

De ahí cogemos las bicis y nos vamos al edificio más alejado de la entrada: la Gran Pirámide de Nohoch Mul, que con sus 42 m de altura es la segunda más alta de Yucatán. Y vaya si impresiona: una mole de roca caliza que empequeñece a los nada pequeños árboles selváticos que la rodean. Y lo mejor de todo: se puede subir a su cima. Eso sí, la roca resbala, el sol cae a plomo y los escalones son estrechos y empinados, así que la diversión está asegurada, pero las vistas desde la cima merecen mucho la pena: selva, selva y más selva en todas direcciones hasta donde alcanza la vista.

DSCN9960
… baja que baja que baja.
DSCN9956
Selva, hasta donde alcanza la vista.

DSCN9965

DSCN9925
Camino en la selva y aparcamiento de bicis.
DSCN9917
Mariposa Morpho (del tamaño de mi mano).

De vuelta abajo cogemos de nuevo las bicis para seguir viendo el resto de edificios. Y la verdad es que lo de alquilar bicis es un puntazo. No sólo es divertido, sino que además el movimiento proporciona cierto airecito (que, con el calor que hace, se agradece). Los caminos están bien cuidados, cubiertos por el dosel arbóreo (aquí el sol no pega tanto) y los pájaros exóticos cantan con ganas. Si le sumamos las numerosas mariposas que se cruzan en nuestro camino (entre ellas varias del género DSCN0118Morpho, estas mariposas gigantes con alas azul metálico), los lagartos variados que trepan por los árboles y remueven la hojarasca y las tilandsias, bromelias y otras epífitas que cuelgan de los árboles os podéis imaginar lo mucho que mola (para un amante de la Naturaleza como yo es como estar dentro de un documental de La 2).

reptiles
Lagartos de la selva.
bichos
“Bichos” de la selva: avispas del papel, mantis metálica, escarabajo joya y milpiés gigante (del grosor de un pulgar).
vegetación
Vegetación epífita: Bromelias (a los lados) y tilandsias (en el centro).
DSCN9982
El Observatorio.
DSCN0019
Pirámide de las pinturas.

El Observatorio (una especie de pirámide redondeada bastante peculiar), otro juego de pelota, una pequeña pirámide con pinturas y restos de otros edificios van apareciendo a los lados del camino y vamos parando para verlos con tranquilidad (a la entrada de cada grupo de edificios hay un pequeño aparcamiento para dejar las bicis) hasta que llegamos al último conjunto, el grupo de las estelas. Esta zona no tiene edificios impresionantes pero está salpicada de estelas con imágenes de guerreros mayas, narraciones de historias (ilegibles, ya que no se ha podido descifrar aún la escritura maya), etc. Es una zona muy tranquila a la que pocos visitantes se acercan, lo que la hace aún más atractiva.

DSCN0050
Zona de las estelas.
DSCN0052
Estela.
DSCN0039
Vegetación selvática.

Cuando salimos del yacimiento es cerca de la una pero a pesar de haber pasado toda la mañana ahí se nos ha pasado el tiempo volando. Y como aún no tenemos hambre decidimos ir al que será otro de los highlights del viaje: la reserva del mono araña de Punta Laguna. Pero esta visita se merece una entrada para ella sola, así que la dejo para otro día. 

DSCN9929
Gran Pirámide de Cobá.

Creo que las ruinas de Cobá fueron las que más me gustaron (a pesar de no ser tan famosas como Chichén Itzá y Tulum) ya que combinan edificios espectaculares con la magia de estar aún cubiertas por la selva. Y el hecho de poder subir a la pirámide principal le suma muchos puntos. Por eso, en mi opinión, es una visita obligada en cualquier viaje a Riviera Maya 😀

DSCN9862
Ceiba centenaria.

          

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s