Malaria, SIDA & CIA: más malos que el ébola

virus ébola
Virus del ébola

Durante los últimos meses hemos estado oyendo hablar del ébola casi sin descanso. 

Concretamente desde que en marzo se decretó un brote en Guinea-Conakry.

Inicialmente no se le concedió demasiada importancia a nivel internacional (o al menos, no la que se le da ahora) pero cuando hace un par de meses el virus empezó a extenderse a los países vecinos (Sierra Leona, Liberia y recientemente Senegal), tras su salto a Nigeria (el país más poblado de África) todas las alarmas internacionales saltaron y la epidemia de ébola de África Occidental se convirtió en una emergencia sanitaria a nivel mundial. Por no hablar de los recientes contagios en suelo español y estadounidense, que ya han elevado los niveles de preocupación a poco menos que psicosis colectiva. Las muertes superan las 4000 personas, y los infectados son más de 8000. Que se sepa. La realidad es que podrían ser más, muchísimos más.  No obstante estas cifras son muy bajas, comparadas con las de otras enfermedades como la malaria o el SIDA.

Nuevo Presentación de Microsoft Office PowerPoint
Las diez enfermedades contagiosas más letales

Al ser un virus de transmisión directa a través de fluidos corporales (no por el aire o el agua) su tasa de contagio es baja, y al ser su mortalidad tan alta y rápida no permite una expansión (digamos que de tan letal que es es su propio enemigo, impidiendo su propia propagación). Sin embargo hay otras enfermedades infecciosas que cada año causan cientos de veces más muertos que el ébola y a las que, en cierto modo, nos hemos acostumbrado (bien porque su diagnóstico no es letal en nuestro país, o bien porque son enfermedades tropicales que no nos afectan). Estas son algunas:

  • Enfermedades de las vías respiratorias, especialmente las vías bajas (tráquea, bronquios y pulmones): neumonías (víricas, bacterianas o fúngicas), bronquitis o gripes (vírica). Como podéis ver las causas son variadas, y afectan tanto a países desarrollados como a países en vías de desarrollo. ¿Por qué nos hemos acostumbrado a ellas? Porque en nuestros lares suelen llevar al hoyo, sobre todo, a ancianos y otras personas con defensas bajas o inmunodeprimidos. Cada año estas enfermedades acaban con la vida de más de tres millones de personas en todo el mundo. Transmisión: aérea (por microgotas), por intercambio de saliva.
virus_gripe
Virus de la gripe
  • SIDA: el Síndroma de Inmunodeficiencia Humana, provocado por un virus (VIH), aunque cada año acaba con más de millón y medio de personas no lo hace de forma directa. Causa una depresión del sistema inmune tal que enfermedades oportunistas encuentran un hospedador perfecto, con las defensas destrozadas, y son las que rematan la faena. Paradójicamente es esta condición, la de no ser directamente letal, la que hace que le hayamos perdido el miedo. Los tratamientos con retrovirales son caros (por fortuna en nuestro país están subvencionados por el Estado) pero llevando una vida sana, ejercicio y tomando la medicación los niveles virales se pueden mantener bajos y convertir la enfermedad en crónica, pudiendo vivir de forma normal durante muchos años. En África Subsahariana, en cambio, es una lacra que se cobra cientos de miles de vidas. Pero ya se sabe, si no afecta a los blancos ricos… Transmisión: vía sexual o sanguínea, principalmente.
ciclo VIH
Ciclo del VIH
  • Enfermedades diarreicas: causadas por bacterias o virus, son otro de esos casos en los que los habitantes de países desarrollados apenas nos vemos afectados gracias a unas condiciones higiénicas, una nutrición y un sistema sanitario adecuados. Cada año acaba con la vida de cerca de un millón y medio de personas, la mayoría de ellos, niños. Transmisión: por el agua, consumo de productos contaminados.
vibrio_cholerae
Bacteria del cólera (Vibrio cholerae)
  • Malaria: otra de las grandes. Habitual de viajeros, misioneros y cooperantes, que reciben el tratamiento adecuado y se recuperan sin mayores secuelas (generalmente). La realidad es que la mayor parte de la población a la que afecta (África Subsahariana) no tiene acceso a tratamientos. Cada año mata a más de 600.000 personas, la mayoría, niños. La causa un protozoo, Plasmodium, que a su vez es transmitido por un mosquito del género Anopheles.
plasmodium falciparum
Distintas fases de la infección de los glóbulos rojos por Plasmodium falciparum, causante de la malarua
anopheles
Mosquito Anopheles, vector del protozoo de la malaria

Si sumamos las cifras de estas cuatro enfermedades (o grupos de enfermedades en el caso de las respiratorias) nos encontramos con que, al año, provocan en torno a siete millones de muertes. Recordemos que aún no hay vacuna para la malaria. Que muchos de los casos de diarreas se solucionarían con el acceso a agua potable. Que para el SIDA tampoco hay vacuna, ni tratamientos paliativos asequibles al grueso de población que padece la enfermedad.

peluches
Peluches: cólera (izda.), malaria (centro) y ébola (dcha.)

Quizá (y solo quizá) tanta alarma por el ébola sea solo una estrategia para desviar la atención de otros asuntos. Quizá (y solo quizá) los gobiernos prefieran curarse en salud y crear alarma en vez de arriesgarse a una (improbable) pandemia de ébola. O quizá (y solo quizá) estemos, realmente, ante un caso verdaderamente alarmante. Pero lo que seguro no es un quizá es que hay amenazas mucho mayores para la salud mundial a las que no se dedica, comparativamente, ni la mitad de recursos ni de atención que a este brote de ébola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s