Los mayas en Riviera Maya (I): Introducción

                Hace ya 3 meses que no publico nada en el Blog. Las vacaciones (quién las pillara de nuevo) me han tenido bastante ocupado. Así que cuando me he puesto a pensar en cuál era el tema con el que quería inaugurar el curso, he decidido empezar por ellas, por las vacaciones. ¿Y qué hay más vacacional que el Caribe Mexicano? 

               Cuando hablamos de la Riviera Maya siempre pensamos en resorts de lujo, playas paradisíacas de arena blanca bordeadas de cocoteros y, cómo no, ruinas mayas. Estas se extienden no solo por este tramo de la costa de Yucatán, sino por buena parte de América Central. Durante los próximos artículos me centraré en cinco yacimientos, los más relevantes de esta zona de México, para que conozcáis un poco más tanto de los más famosos (Chichén Itzá y Tulum) como de otros menos sonados y pateados, pero igual de espectaculares (Cobá, Ek Balam y Muyil).

mapa Yucatán maya
Yacimientos mayas

DSCN9894
Cobá
DSCN0717
Acrópolis de Ek Balam
DSCN9598
Castillo de Tulum
DSCN0663
Edificio de las Monjas, Chichén Itzá.

La cultura maya floreció en Centroamérica (Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador y el sureste de México) desde el 2000 a.C. hasta hace unos 500 años.

Su declive no se debió, como se cree habitualmente, a la conquista española ya que a la llegada de los colonizadores a tierras mayas las grandes ciudades ya habían sido abandonadas y engullidas por la selva. 

Las guerras entre los distintos pueblos mesoamericanos, el desgaste de las tierras (lo que les impidió continuar cultivando) y efectos climáticos como El Niño fueron los responsables de la desaparición de la civilización maya.  No obstante, que desapareciera la civilización no quiere decir que desaparecieran los mayas.  A día de hoy en torno a un 25 % de la población de Yucatán sigue hablando el idioma maya, en muchos casos viviendo en poblados de palapas (cabañas con el tejado de hojas de palma) y manteniendo tradiciones ancestrales como forrar de oro los incisivos superiores o haciendo ritos chamánicos de curación o purificación. Son estos mayas los que, en gran medida, mantienen el turismo de lujo en la Riviera Maya, pues la mayor parte de la plantilla de los hoteles (recordemos que estos hoteles pertenecen principalmente a cadenas españolas que entre otras cosas se aprovechan de los bajos salarios y condiciones laborales del país) está formada por mayas (por cierto, gente encantadora).

DSCN1241
Pirámide de Muyil

                Las ciudades en ruinas en medio de la selva son de los enclaves más evocadores que podemos imaginar. Y si además se pueden visitar prácticamente solos, el “síndrome de Indiana Jones” está asegurado. Sin embargo los cinco yacimientos de los que os hablaré son todos distintos, tienen sus particularidades, cosas destacables y otras que sería mejor evitar, pero todos merecen la pena:

  • Tulum: el yacimiento más visitado, por su cercanía a los resorts costeros y a Playa del Carmen. Las hordas de turistas son inevitables a casi cualquier hora, lo que le resta encanto. Por otro lado es el único enclave maya amurallado, situado al borde del mar. Las vistas del Castillo desde una barca dan una perspectiva muy distinta del sitio. 

    DSCN9719
    Tulum, el Castillo y la playa
  • Cobá: para mí fue la primera gran sorpresa. Uno de los yacimientos más grandes, excavado solo parcialmente y, este sí, metido en medio de la selva junto a una laguna con cocodrilos. El recorrido entre los edificios se hace en bicicleta, entre bromelias que cuelgan de los árboles y mariposas que revolotean alrededor. Tiene la segunda pirámide más alta de Yucatán, impresionante, a la que se puede subir para ver la selva infinita alrededor. Y además casi no hay turistas. 

    DSCN9929
    Gran pirámide de Cobá
  • Chichén Itzá: posiblemente el yacimiento maya más famoso de todos. La selva en torno a sus principales edificios ha sido desbrozada, los edificios, restaurados (lo que permite hacerse una idea muy buena del esplendor que tuvo la ciudad en su día) y a partir del mediodía las hordas de turistas hacen imposible moverse por el lugar con tranquilidad. Pero si vais a la hora que abren tendréis la pirámide de Kukulkán (y el resto del yacimiento) para vosotros solos. Y eso no tiene precio.  
DSCN0328
Pirámide de Kukulkán, Chichén Itzá
  • Ek Balam: otra gran sorpresa, que se suele visitar, por su cercanía, después de Chichén Itzá. También tiene pocos turistas, quedan relieves de estuco muy bonitos, hay varias estructuras piramidales en medio de la selva y se puede trepar a dos de ellas para ver todo el yacimiento y la selva circundante.
DSCN0784
Ek Balam desde las alturas
  • Muyil: el último de los yacimientos que visitamos y el más pequeño. Como Cobá está poco excavado, en medio de la selva y junto a una laguna. Este sí que lo vimos solos y la sensación de estar descubriendo una cultura perdida está más presente que en ningún otro sitio.
DSCN1195
Ruinas de Muyil engullidas por la selva

                Como decía estos cinco yacimientos mayas son los más accesibles en un viaje a la Riviera Maya (otros como Uxmal o Calakmul, también en Yucatán o Tikal en Guatemala pillan muy lejos) y combinando su visita con la de cenotes, playas, selva y actividades en la Naturaleza hacen que un viaje a esta zona de México sea de los más completos que se pueden hacer.

PRÓXIMAMENTE… TULUM, el primer contacto. 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s