Homosexualidad en la Naturaleza: animales con “pluma”

A escasas dos semanas del día del Orgullo Gay (28 de junio) no podía dejar pasar la ocasión de escribir un par de artículos acerca del tema. Y eso que lo del “orgulloso de ser gay” es algo con lo que no comulgo demasiado. Es como estar orgulloso de ser hombre, o de ser guapo.

roy&silo

Uno no elige ser ninguna de esas cosas (o al menos no es lo más habitual) de modo que, ¿dónde está el orgullo en haber nacido de cierta forma? Personalmente preferiría algo así como el día del Gay Feliz, día de la Libertad Gay o similar. Porque tienes que estar orgulloso de los logros que consigues, no de los que te vienen dados de fábrica. Lo que viene en el kit básico tienes que aceptarlo, adaptarte a ello y ser feliz. Así que tanto si eres gay como heterosexual, bisexual o directamente no sientes ni padeces, sé feliz con ello, y siéntete orgulloso de ser inteligente, buena persona o compartir tu vida con alguien especial. Y una vez hecho este alegato a favor de la autoaceptación y la felicidad de TODOS, voy al tema que nos ocupa. Animales gays.

cropped-fotos.jpg

Seguro que más de uno está harto de oír ese tópico tan manido del “es que la homosexualidad no es natural”. Pues la próxima vez que lo oigáis, podéis darle una patada en la boca (metafóricamente hablando) a quien os lo diga, ya que en el Reino Animal hay documentados comportamientos homosexuales en unas 1.500 especies (y se ha estudiado bien en 500). Curiosamente la mayoría de estos animales con tendencias hacia su mismo sexo pertenecen a grupos con cerebros muy desarrollados, elevada inteligencia y comportamientos sociales complejos.dolphins

Y no son comportamientos marginales de unos pocos sino que, como en la especie humana, son relativamente abundantes. Por otro lado el comportamiento homosexual animal tampoco es una cuestión que se limite únicamente al acto sexual, sino que individuos del mismo sexo a menudo se emparejan de por vida pudiendo, incluso, criar con éxito (obviamente necesitan a un individuo del sexo opuesto para ello, pero este sólo actúa como donante de esperma o de óvulo). Así encontramos que las relaciones sexuales entre individuos del mismo sexo (ya sean machos o hembras) son habituales entre simios, delfines o elefantes. Los bonobos, el animal sexual por excelencia junto con el hombre podrían definirse como bisexuales, ya que sus relaciones sociales y el mantenimiento del orden, solución de conflictos, muestras de afecto, etc. se basan en el sexo. De ellos con ellas, ellos con ellos, ellas con ellas, ellos consigo mismos… no hacen distinciones.Elephant-Heart-726472

Las aves, por su parte, llevan el término “homosexual” un paso más allá, y no sólo mantienen relaciones con individuos de su mismo sexo sino que se emparejan con ellos para siempre y o bien roban huevos a otras parejas o bien forman tríos temporales con un ejemplar del sexo opuesto para tener sus propias crías. Esto es frecuente en cisnes, pingüinos y otras aves marinas, como gaviotas y albatros. Y los resultados son sorprendentes, ya que la tasa de supervivencia de sus crías es igual o mayor que las de crías de parejas de macho y hembra.

DSCN2849

En resumen, si dos pingüinos hembra pueden “casarse”, si dos cisnes macho pueden criar a su prole mejor que un macho y una hembra o si los delfines aceptan en sus grupos familiares las relaciones entre machos, ¿por qué nos empeñamos en no aceptarlo nosotros, pese a esa supuesta superioridad moral y de intelecto de que presumimos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s