La imposibilidad de Godzilla: otra gran mentira de Hollywood

                 A raíz de la nueva versión de “Godzilla” recientemente estrenada y de una asignatura que he dado hace un par de meses (llamada Adaptaciones morfológicas al ambiente) se me ocurre plantearos una pregunta: ¿Creéis, realmente, que un animal del tamaño de Godzilla, tan alto como un rascacielos y con un peso cercano a las 10.000 toneladas, podría existir?

godzilla

                Pues por mucho que a Hollywood le encante, la respuesta es un rotundo NO, por dos sencillas razones: la Selección Fundamental y la relación superficie/volumen.

                La Selección Fundamental supone, ni más ni menos, que sólo pueden existir aquellas estructuras, organismos o modelos arquitectónicos animales que sean favorecidos por las Leyes de la Física. La gravedad en la Tierra es algo inevitable, y a partir de cierto tamaño los animales colapsarían, no podrían levantarse debido a que su peso sería tan grande que serían atraídos con demasiada fuerza. ¿Por qué creéis que el mayor animal que ha existido nunca, la ballena azul, es marino?

                Por otro lado la relación superficie/volumen implica que, cuanto más grande es un ser vivo, más grande es su volumen (es decir, el espacio que ocupa) pero menor es su superficie, porque la superficie crece al cuadrado y el volumen al cubo. Como consecuencia, Godzilla tendría una superficie ínfima comparada con su volumen. Esto conllevaría, entre otras cosas:

superficie volumen
Relación superficie/volumen

                – Que su cuerpo acumularía tanto calor que el pobre animal acabaría ardiendo por combustión espontánea. Los animales pierden calor a través de su superficie, por eso los de alta montaña o de zonas polares además de acumular grasa que actúa de aislante tienen formas redondeadas o esféricas, para lograr el mayor volumen con la menor superficie. Por eso, también, los elefantes africanos tienen esas grandes orejas llenas de capilares sanguíneos, para perder calor en los tórridos días de la sabana.

                – Que no podría hacer bien el intercambio gaseoso y por tanto no tendría el suficiente oxígeno para llevar a cabo su metabolismo, debido a que sus pulmones no tendrían una superficie lo suficientemente grande como para liberar todo el dióxido de carbono y captar todo el oxígeno que requeriría el bicho.

               – Por otro lado, al tener un peso tan grande, su fuerza relativa (que es la fuerza en función del peso) sería muy baja. Para que lo entendáis, las hormigas tienen un tamaño muy pequeño, por tanto su fuerza relativa es muy grande ya que pueden levantar varias veces su peso. En cambio, un animal más grande, aunque en términos absolutos levanta mucho más peso que la hormiga, rara vez conseguirá levantar su propio peso. elefante

                – Que sus huesos no podrían tener un diámetro suficiente como para sostener el peso del cuerpo y se romperían, y sus músculos no podrían ser lo suficientemente gruesos como para poder mover tal masa corporal.

                Como este hay muchos otros ejemplos de seres que están en el imaginario de todos, pero que son física, química y biológicamente imposibles, como los ZOMBIES, tan de moda actualmente. ¿Se os ocurre por qué?

zombie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s