26 de abril, Día Mundial de “Salva a las Ranas”

¿Verdad que no os suena este día? Pues hoy es el “Save the frogs day”. Y quien dice ranas dice sapos, tritones, salamandras y demás anfibios.

¿Por qué dedicarles un día? Ni más ni menos porque estos simpáticos animalitos (a pesar de que a algunos puedan parecerles seres viscosos y asquerosos) están a día de hoy tremendamente amenazados. De las cerca de 7000 especies descritas actualmente un tercio están amenazadas, y en los últimos 35 años se estima que han desaparecido unas 200.

DSCN3537

Los anfibios o batracios son criaturas antiquísimas, y fue un grupo de anfibios primitivos (que en realidad poco tienen que ver con los actuales) los que abandonaron el mar en el Devónico, hace unos 400 millones de años. Los anfibios actuales aparecieron hace 290 millones de años, lo cual tampoco es moco de pavo. Y si se han pasado casi 300 millones de años en la Tierra es porque el juego de la supervivencia no se les da nada mal, y su adaptación al ambiente es tan buena que algunos anfibios apenas han cambiado en esos 290 millones de años (por ejemplo, algunas salamandras gigantes). Hasta que llegamos nosotros y empezamos a fastidiarles con nuestra industria, nuestros coches, nuestras grandes extensiones agrícolas…

DSCN0148 DSCN3545

Las razones de que estén tan amenazados son, por supuesto, humanas, directa o indirectamente. Por un lado la pérdida de hábitats, la destrucción de humedales, tala de selvas o destrucción de extensiones naturales para urbanizar, dedicar a la agricultura o a la ganadería. Por otro lado la contaminación, tanto del aire como de los ríos, lagos y zonas húmedas en general (la mayoría de especies de anfibios están ligados a ambientes dulceacuícolas). En tercer lugar el cambio climático, que está provocando eventos climatológicos extremos, algunos de los cuales, como las altas temperaturas y las sequías, afectan mucho a los batracios.

Y, para terminar, la quitridiomicosis, una enfermedad causada por un hongo que hace que se acumulen capas de queratina (la sustancia que forma la piel muerta, las uñas o el pelo) en la piel de los anfibios. Como normalmente los batracios tienen la piel sin queratinizar, pueden respirar a través de ella (y, de hecho, lo hacen habitualmente). Al acumularse la queratina la piel no puede llevar a cabo sus funciones vitales y el animal afectado acaba por morir.

DSCN0404

Los anfibios son una parte integral de las cadenas alimentarias (mejor llamadas redes tróficas, pero para que nos entendamos), ya que comen y son comidos; se usan como bioindicadores (sirven para ver si un sitio está contaminado o no, si está en buen estado, etc.) y producen sustancias muy útiles para el hombre, como la batracotoxina (uno de los venenos más potentes que existen), prostaglandinas o la epibatidina, con aplicaciones en medicina. Por si esto fuera poco, algo que a menudo la sociedad no tiene en cuenta es que toda especie, por el mero hecho de existir, tiene derecho a ello, y está en nuestra mano y en nuestra conciencia lograr que sobrevivan. Más aún cuando nosotros somos culpables de que se vean amenazados.

Así pues, ¡Feliz Día de “Salva a las Ranas”!

http://www.savethefrogs.com/

DSCN0199

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s